Maria

Todos podemos ser Pioneros por la conservación de las tortugas

María Torres lleva tres años al ritmo de las tortugas Charapa en el Río Meta. En febrero cuando las tortugas, que pueden crecer hasta 90 cms y pesar 90 kilos, salen a las playas del los Ríos en de la Orinoquia y el Amazonas a poner sus huevos, ella se monta en una falca ( lancha de madera) y sale de Orocué en un recorrido por el Río Meta que puede durar dos semanas.

María es una bióloga comprometida, este trabajo la tiene alejada de su familia un buen porcentaje del tiempo. En Febrero de 2014 y con la valiosa ayuda de pescadores llaneros que viven las playas del Río, se recogieron 2345 huevos, lo que supone un nuevo récord.

Este trabajo es muy importante para la supervivencia de la especie. Las tortugas hembras excavan sus nidos en la arena  a una profundidad de 40 cms y ponen en promedio 100 huevos. El sexo de los huevos depende la temperatura del suelo.

Pescadores

Huevos tortuga

Estos huevos son un manjar para los llaneros y pueden costar hasta $3000 pesos en el mercado local, y si tienen la suerte de encontrar la tortuga poniendo los huevos, la pueden vender hasta por $90.000. “El consumo no esta penalizado, los huevos de tortuga son una fuente de proteína para los llaneros y es tradicional consumirlos, lo que se esta penalizado es la venta”, afirma Rafael Antelo, director Científico de la Fundación Palmarito, que lidera este proyecto.

 

Este año, María y los pescadores llaneros tenían un nuevo reto, devolver al Río más de 2000 tortugas que fueron criadas en el Parque Wisirare, a 30 minutos de Orocue. Si las tortuguitas fueran devueltas al río recién nacidas se las comerían aves, matos, peces y otros depredadores, con 16 meses tienen más oportunidades de llegar a ser adultas.

 

Sentada en el borde  de la Falca, María respira con tranquilidad, su trabajo por esta temporada concluyó con éxito, “acabamos de liberar 1200 tortugas, las cuales son producto de la recolección que se hizo en otros lugares en el año 2014, en donde nos acompaño Yupi, este año nos acompaño Libardo y nos acompaño Don Nicolas, y ya ahorita nos van a comenzar a acompañar lo que es Doña Inés, Don Beto, y Doña Soledad”.

 

Mientras María y su equipo local navegan el Río donde viven y mueren esta tortugas, muchos huéspedes de hoteles como usted apoyan esta silenciosa labor. En este caso cada Tortuga cuenta y cada 3000 mil pesos que usted dona hacen la diferencia.

 

Yuppi Equipo cuidadores tortugas