¿Dónde y cómo vive el oso de anteojos en Colombia?


El Oso de anteojos, también conocido como Andino, Careto o Frontino es el oso más grande de Suramérica, puede pesar hasta 170 kilos y medir entre 1,60 y 1,75 m. Vive principalmente en los páramos y en Colombia se cree que habitan entre 4.000 y 8.000 individuos, lo que los ubica en una condición vulnerable. Actualmente la limitada información sobre el estado de las poblaciones de oso de anteojos afecta el desarrollo de medidas de manejo efectivas que garanticen la conservación de la especie y de su hábitat. Por eso, Pioneros en Conservación se unió a esta causa, apoyando el monitoreo del oso de anteojos en el Parque Chingaza a través de cámaras trampa, para saber dónde y cómo vive.

El fototrampeo es una herramienta de investigación para la conservación de la biodiversidad que por medio de cámaras digitales y unos sensores térmicos y de movimiento, permiten fotografiar los animales silvestres en su ambiente natural.A partir de los años 90 se popularizó el uso de las cámaras trampa para el análisis de poblaciones de fauna silvestre, especialmente de aquellas difíciles de observar directamente.

El fototrampeo ofrece la posibilidad de detectar presencia o ausencia de animales, realizar inventarios, reconocer individualmente los animales por sus rayas manchas y pelaje, estimar la densidad poblacional de las especies, registrar horas de actividad y determinar comportamientos en ecosistemas naturales y transformados.Con las cámaras trampa se producen fotos únicas, espontáneas, naturales e irrepetibles; con ellas no se busca un encuadre o una calidad técnica perfecta, sino la información sobre la vida al natural, sin la intervención de humanos.

A partir de 2010 en el Parque Nacional Natural Chingaza se realiza el seguimiento a poblaciones de oso de anteojos a través de técnicas de fototrampeo para verificar la presencia de esta especie en diferentes zonas; y desde 2013, Pioneros en Conservación con el apoyo de la cadena de hoteles BH y sus huéspedes, inició la campaña Huéspedes verdes cuya meta es recibir más de 19 millones de pesos en donaciones para implementar y sostener 5 cámaras trampa que den información sobre el oso y otras especies de fauna del Parque Chingaza y para desarrollar campañas de educación ambiental, investigación y acuerdos con pobladores locales.